Videovigilancia IP

La videovigilancia hace pensar en prevención de robos y seguridad. Esto es normal, pero la evolución de la tecnología permite además nuevas aplicaciones: vigilancia de pequeños negocios, vigilancia de niños o mascotas en el hogar,…

La Videovigilancia IP funciona de forma similar los circuitos de vigilancia analógica tradicionales con la importante diferencia de que las cámara IP digitalizan las imágenes que graban con lo que no se precisa convertirlas para su almacenamiento o transmisión. Además transmiten estos datos digitales de las imágenes en formato de paquetes de red IP, por lo que se pueden enviar a un disco duro local o remotamente por internet.

Actualmente muchas cámaras IP incluyen la integración de audio y detectores de movimiento en la propia cámara por lo que se consigue enviar una notificación de alarma (con imagen y audio) ante una activación por presencia. Es posible programar el envío de imagenes captadas por la cámara en el intervalo de tiempo deseado.

Además los productos IP son muy asequibles y fáciles de usar y existen aplicaciones de software que permiten gestionar la Videovigilancia con facilidad para cualquier tamaño de instalación o empresa.

En resumen: La Videovigilancia IP no tiene 3 patas (captura, grabación y visiualización) sino que tiene 4 patas pues hay que añadir a esas el soporte de infraestructura de red IP.

Para ver un ejemplo de esta tecnología son las cámaras IP de D-Link, que disponen de un software gratuito para gestionar sus cámaras llamado D-ViewCam

Más información sobre tipos de almacenamiento DAS (Direct Attached Storage), NAS (Network Attached Storage) o SAN (Storage Area Network)

        
NOVEDADES
Domótica Industriales Actividad
© Daixma Domótica 2011 - Web realizada por Atinne Formación y Consultoría(powered by dattic)